A muchas personas les cuesta trabajo llegar con dinero a fin de mes y mantener sus Finanzas Personales en orden. Esto es particularmente cierto en nuestro país: a pesar de que nos hemos visto envueltos en múltiples crisis muy severas, la verdad es que no hemos aprendido a gastar con inteligencia, a ahorrar para conquistar nuestras metas, o sencillamente, a cuidar el poco o mucho ingreso familiar que percibimos.

Algunos analistas mencionan que México no tiene una cultura de ahorro ni de prevención. Otros comentan que se nos ha contagiado la fama consumista del pueblo norteamericano, que ha hecho que muchos de nosotros estemos acostumbrados a comprar y disfrutar hoy, pagar mañana y no ahorrar nunca.

Cualquiera que sea la causa, en este espacio nos hemos esforzado por resaltar la importancia de la buena administración financiera personal, y hemos aconsejado a nuestros lectores, entre otras cosas, que ahorren una parte de su ingreso, por pequeño que sea; que lo inviertan con una estrategia bien definida con base en sus metas y objetivos, que compren de manera inteligente, que no se endeuden, entre muchos otros consejos y reflexiones.

Esto lo hemos hecho con la convicción de apoyar a muchas personas que tienen realmente un interés por llevar una vida financiera más sana y por aprender más acerca del buen manejo de su dinero, que no es más que un medio que nos ayuda a lograr lo que realmente queremos en la vida. Hemos tratado siempre de poner nuestro granito de arena para promover una cultura financiera más amplia. Afortunadamente, cada día son los lectores que los toman en cuenta, y que se esfuerzan para lograrlo.

Es precisamente a estas personas, que han logrado tener disciplina en el economía familiar, a quienes les dedicamos los siguientes consejos que les permitirán tener más dinero a fin de mes. Nótese que disciplina es la palabra clave: no son consejos para todos, sino para quienes verdaderamente la tienen y saben manejar su dinero (en lugar de que el dinero los maneje).

7 Consejos para Tener Más Dinero a Fin de Mes

1.
Invertir los recursos que debemos mantener líquidos. Es impresionante la cantidad de gente que maneja montos muy altos en cuentas de ahorro o de cheques, las cuales no pagan intereses (o pagan una tasa muy pequeña). Este dinero no está protegido, ni siquiera, contra la pérdida de poder adquisitivo (la inflación). Estos recursos podrían estar invertidos a tasas de mercado y mantenerse líquidos, si se canalizaran a mesa de dinero de corto plazo o a sociedades de inversión en insturmentos de deuda de alta liquidez y seguridad. CI Banco, por ejemplo, está pagando tasas de interés a plazos de 1 día a partir de $ 10,000 pesos, muy cercanas a Cetes. y sin ninguna comisión, lo cual es bastante atractivo.

2.
Pagar después. Las personas que mantienen un estricto control de sus ingresos y gastos, y ejercen una verdadera disciplina financiera, pueden fácilmente utilizar sus tarjetas de crédito como medio de financiamiento gratuito para sus consumos cotidianos, mientras mantienen su salario invertido en instrumentos como los descritos en el punto anterior. El secreto consiste en pagar el saldo total de la tarjeta al corte antes de la fecha límite de pago, para que el crédito no genere intereses.

3.
Comprar por volumen. Si tenemos una buena administración de nuestros recursos, podemos aprovechar los descuentos por hacer compras de volumen en artículos que no son perecederos. Por ejemplo: detergentes, jabones, papel de baño, aceites, pastas de dientes, etc. El ahorro anual puede ser muy significativo. El secreto es planear con tiempo estas compras para que no generen un desbalance en nuestro presupuesto.

4.
Aprovechar ofertas de temporada. Como todos sabemos, existen ofertas de temporada que en muchas ocasiones se traducen en descuentos muy significativos. Podemos planear la compra de ropa, por ejemplo, o de bienes de consumo duradero, en las épocas de grandes liquidaciones. Para lograrlo con éxito también se requiere tener mucha disciplina en nuestra planeación financiera, para no terminar gastando de más y generando un problema financiero, con el pretexto de “no dejar pasar” esas ofertas.

5.
Aprovechar los programas de puntos. Muchas tarjetas de crédito ofrecen distintos programas de puntos que pueden ser canjeados por efectivo o por recompensas. Algunos de ellos pueden ser complementados con el kilometraje o millaje acreditado en distintos programas de viajero frecuente. Utilizados adecuadamente, pueden significar un buen reconocimiento al buen manejo de nuestro dinero y a nuestra lealtad como clientes, pero a la vez un ahorro importante en nuestras vacaciones familiares.

6.
Reducir los impuestos. Muchas personas pueden diferir el pago de sus impuestos mediante la inversión en planes de ahorro para el retiro (Art. 176 de la LISR) o bien cuentas especiales de ahorro (Art. 218 de la LISR). Mediante estos mecanismos, además de la deducción o el diferimiento de impuestos (de acuerdo al plan elegido), se obtienen intereses sobre los ingresos brutos, los cuales pueden ser también exentos. Esto muchas veces se traduce en una devolución fiscal interesante, tras la elaboración de nuestra declaración anual, a la vez que si hacemos contribuciones periódicas, estamos trazando nuestro camino a la consecución de nuestra meta financiera más importante: tener un retiro digno.

7.
Asumir más riesgos. Cuando tenemos un fondo adecuado para emergencias, podemos darnos el lujo de tomar más riesgo, es decir, incrementar los deducibles de nuestras diferentes pólizas de seguros para obtener descuentos en las primas que pueden ser muy interesantes. Cabe mencionar que esto debe hacerse tras un minucioso estudio de nuestra verdadera capacidad de retención y que se deben cuidar los textos de dichos contratos para asegurarnos de contar con la cobertura que realmente requerimos.

Hay desde luego, muchas otras estrategias que nos ayudan a tener más dinero a fin de mes, de las cuales hablaremos en próximas oportunidades.

¿Tienes algún otro consejo para tener más dinero a fin de mes?