Finalmente llegó 2010 y con él una nueva esperanza, después de un 2009 muy complicado para México y el mundo.

La llegada del año nuevo suele significar una nueva oportunidad para crecer a partir de lo que ya hemos logrado, y aprender de nuestros errores para replantearnos el camino hacia la dirección correcta: la que nos permite conquistar nuestras metas y objetivos de vida.  

A continuación 12 pasos para iniciar bien el año, los cuales son aspectos importantes que se deben considerar en nuestra planeación financiera personal:

12 Pasos para Iniciar Bien el 2010

Saber por dónde empezamos

1.
Tomemos una fotografía completa de nuestra situación financiera, mediante un balance personal, el cual nos permitirá conocer con detalle todos nuestros activos y pasivos (lo que tenemos y lo que debemos).

2.
Hagamos un análisis de flujo de efectivo. Con los recibos y estados de cuenta que hayamos conservado de los últimos meses, hagamos una lista de todos nuestros ingresos (lo que ganamos) y de todo lo que gastamos. La mejor manera de determinar nuestro patrón de gastos es incluir categorías de gasto (por ejemplo: renta, alimentos, pago de servicios, educación, etc.). Con esto podremos elaborar un presupuesto preliminar base, de acuerdo con nuestra situación real.

Saber a dónde queremos ir

3.
Definamos nuestras metas y objetivos de corto, mediano y largo plazos, así como el ahorro que necesitaremos para alcanzarlas. Si tenemos deudas, sin embargo, nuestra mayor prioridad debe ser eliminarlas lo más pronto posible, ya que éstas son como un “ahorro negativo”.

4.
Definamos el monto que debemos (y podemos) separar para pagar a nuestros acreedores mes a mes. Incorporémoslo en nuestro presupuesto como el recibo más importante que debemos pagar al recibir nuestro ingreso. Aquí es donde el presupuesto debe ajustarse: el ahorro o el pago a deudas no debe ser “lo que le sobre” después de nuestros gastos corrientes (porque difícilmente nos sobrará algo – siempre hay imprevistos o tentaciones). Por el contrario, este monto debe ser considerado como nuestro gasto corriente más importante, como una factura por pagar. De hecho esta es la razón por la cual es tan importante hacer un presupuesto: incorporemos este monto como un gasto, tratando de ajustar el resto de ellos. Utiliza la herramienta YNAB para hacer uno que verdaderamente te funcione.

5.
Con base al horizonte con el que planteamos nuestros objetivos, evaluemos las distintas alternativas de inversión que estén a nuestro alcance, y elijamos la que más nos convenga, verificando que la expectativa de rendimiento sea superior a la inflación. Para la mayoría de las personas, las sociedades de inversión son instrumentos ideales.

Protegernos de las “piedras” del camino

6.
Evaluemos nuestras necesidades de protección, para ver qué pólizas de seguro necesitamos contratar para cubrir los distintos riesgos que podrían afectar seriamente a nuestro patrimonio. Si somos el sostén económico de la familia, no podemos olvidar el seguro de vida, que nos permitirá proteger a los nuestros en caso de que lleguemos a faltar. Algunas empresas lo ofrecen como prestación, sin embargo suele no ser suficiente. Muchas personas omiten asegurar su vivienda, siendo que el producto suele ser uno de los más baratos en el mercado. Pongámonos a pensar de toda la gente que ha perdido su casa en un terremoto, inundación, etc.

7.
Debemos complementar nuestra protección mediante la formación de un fondo para emergencias que contenga entre tres y seis meses del gasto familiar corriente invertidos en instrumentos seguros, de alta liquidez, y que protejan contra la inflación.

8.
Debemos revisar, y de ser necesario, actualizar los documentos relativos a nuestra sucesión patrimonial (testamento o fideicomiso testamentario).

Corregir el rumbo en caso necesario

9.
Por lo menos una vez al año debemos revisar cuidadosamente todos nuestros documentos, verificando que estén en orden, así como los beneficiarios de nuestras pólizas de seguros y cuentas bancarias. De lo contrario, debemos realizar las correcciones o aclaraciones lo antes posible.

10.
Evaluemos nuestras expectativas sobre la economía del país y las distintas variables financieras, y actuemos acorde con ellas.

11.
Incrementemos nuestra cultura financiera, mediante la lectura de libros, revistas o periódicos acerca de Finanzas Personales e Inversiones. Suscríbete a PlaneaTusFinanzas.com en el espacio que aparece en nuestra página de inicio. Revisa otros sitios especializados en el tema.

12.
Revisemos constantemente y cuidadosamente, junto con la familia, el plan financiero que hayamos planteado, para hacer las modificaciones que hagan falta. El proceso de la planeación financiera personal es un proceso dinámico que necesita ajustarse tan pronto como alguna de las variables que lo afecten (por ejemplo, nuestras necesidades personales o familiares, nivel de ingresos, etc.) tengan alguna variación.

Espero que implementes estos 12 pasos para iniciar bien el año, y te deseo mucha prosperidad.