corta-tus-perdidas

Corta Tus Pérdidas

Este es un concepto que desafortunadamente mucha gente mal entiende (incluidos algunos profesionales) y que es la causa por la cual la gente se desprende de sus inversiones a casi cualquier precio durante periodos de crisis. En esos momentos es esencial actuar con madurez y entender de qué posiciones vale la pena desprendernos, y de cuáles no.

Corta Tus Pérdidas

En realidad, el concepto de corta tus pérdidas significa reconocer, de manera temprana, que uno se equivocó y tomó una mala decisión de inversión. Es tan sencillo como eso, pero tan complejo llevar en la práctica.

Cualquier inversionista sabe cuánto duele vender una posición que está perdiendo. A muchos les llena el orgullo y se dan falsas esperanzas de que pronto se recuperará, lo cual muchas veces no sucede. El permanecer en una posición perdedora puede hacerle un daño tremendo a nuestro portafolio y a nuestro rendimiento en general. Sin embargo, repito, hay que saber cuándo hacerlo y cuándo no.

Hay personas recomiendan vender parcialmente una posición si ésta ha perdido más de un 5%, y totalmente cuando la minusvalía continúa para alcanzar el 8%. Este tipo de consejos pueden ser útiles cuando se invierte en acciones en directo, o cuando se tiene una visión de corto plazo.

Sin embargo, consejos tan “mecánicos” no siempre son buenos y no hay que tomarlos a la ligera. Dependen mucho de nuestro perfil como inversionistas. Cuando uno invierte en directo, uno tiene que poner muchas cosas en contexto. Al aplicar un consejo de este tipo, un podrá darse cuenta de que en muchas ocasiones, vende justo cuando la acción se empieza a recuperar, y esto da más coraje aún.

Para evitarlo, siempre recomiendo que los fundamentales de la empresa individualmente, las perspectivas del sector y la visión completa del mercado, vayan por delante antes de tomar la decisión de desprendernos de una posición. Si uno hace este ejercicio, uno puede darse cuenta de vale la pena permanecer invertido en esa empresa, ya que la misma es financieramente sólida, y el sector tiene buenas perspectivas de mediano y largo plazo.

De hecho, en esos casos muchas veces la baja puede ser pretexto para comprar más y aprovechar esos precios. Eso es lo que hacen los inversionistas que saben, aquellos famosos como Warren Buffet, que obtienen grandes ganancias porque tienen visión de largo plazo. Desde luego, no cualquier acción que ha perdido valor se debe mantener, o comprar. Repito: siempre hay que saber distinguir.

Por ello, así como hay que saber comprar una inversión, también hay que saber venderla. Saber vender es mucho más importante que saber comprar, y también mucho más difícil, por lo ya comentado: o el orgullo muchas veces se apodera de nosotros y decidimos permanecer mucho tiempo en una posición perdedora, o bien nos deshacemos de una inversión que vale la pena justo en el peor momento.

De nueva cuenta diremos: hay que vender cuando tenga sentido hacerlo, es decir: corta tus pérdidas cuando tenga sentido hacerlo.

Cuando uno hace una adecuada selección de activos (de acuerdo a su objetivo de inversión y a su tolerancia al riesgo), invierte de manera consistente y disciplinada, con una visión de largo plazo, y en instrumentos que realmente reflejen esa asignación de activos (por ejemplo, instrumentos indizados), muchas veces no hay necesidad de “cortar las pérdidas”. Los mercados siempre se recuperarán tarde o temprano (es su naturaleza).

No obstante lo anterior, aún con una visión de largo plazo, siempre es posible cortar tus pérdidas cuando todo indica que el mercado seguirá bajando, y volver a invertir en las mismas posiciones (o en otras) cuando todo indica que el mercado volverá a crecer (hay un cambio de tendencia).

Hacer esto no es tan difícil, pero se requiere ser muy disciplinado. De hecho, anteriormente, en esta misma serie, comentamos que en una estrategia de largo plazo sí se puede aplicar una herramienta de “timing” basada en promedios móviles, que nos permita no predecir, sino reaccionar oportunamente ante posibles cambios de tendencia. Enfatizo: no predecir, sino reaccionar.

Pero es una herramienta que aplicar SIEMPRE, sin excepción, para que verdaderamente funcione.

[hr]

La serie completa de los Diez Conceptos de Inversión Para Tener Siempre en Mente:

Introducción – Importante leerla porque nos ayuda a poner en contexto el concepto del “riesgo”.
1. Siempre Invierte con Base en un Objetivo Definido.
2. Primero el Riesgo, Luego el Rendimiento.
3. Diversifica de Manera Inteligente.
4. No Trates de Ganarle al Mercado.
5. No Trates de Buscar el “Momento Ideal” para Entrar o Salir.
6. Invierte de Manera Constante (Método Costo Promedio).
7. Rebalancea tu Portafolio Periódicamente.
8. Cuida las Comisiones y Costos.
9. Elegir Acciones no es Para Todos.
10. Corta Tus Pérdidas.[hr]