post

Riesgo Sistemático y No Sistemático

16 Flares Buffer 6 Twitter 2 Facebook 5 LinkedIn 0 Google+ 3 Pin It Share 0 16 Flares ×

En mi post anterior, “Las Distintas Caras del Riesgo”, mencioné que el riesgo de mercado se puede dividir en dos: el riesgo sistemático y el no sistemático. Sin embargo, aclaré que ambos conceptos los describiría en un futuro post, con el fin de no perder el hilo del tema principal que estaba tratando. Pero hablaremos de ello ahora.

Antes, es importante recordar a todos los lectores la definición de riesgo en inversiones, que es la variabilidad en el rendimiento esperado de nuestra inversión. Para ilustrarlo, veamos un ejemplo. Invertir en bolsa tiene un rendimiento esperado mayor al 10% anual en promedio (por lo menos es lo que históricamente se ha demostrado). Pero hay años en los cuales el principal indicador (el índice de la bolsa) puede subir 80% y años en los cuales puede bajar un 30%. Si mantenemos nuestra inversión en el largo plazo, todas estas alzas y bajas se compensarán y seguramente obtendremos ese rendimiento esperado. Pero en el camino habrá mucha variabilidad. Eso es lo que se define como riesgo.

Desde luego, todos los instrumentos tienen un riesgo asociado, incluso los que la población percibe como “seguros”. De hecho en ocasiones ese “riesgo” deja de serlo para convertirse en certeza: es impresionante ver cómo mucha gente sigue invirtiendo en pagarés que le dan un rendimiento 3 puntos porcentuales inferiores a la inflación. Uno está perdiendo dinero (poder adquisitivo) por invertir ahí, de manera “segura”. De esto seguiremos hablando en el futuro.

Regresando al tema que nos ocupa, dentro de la teoría financiera moderna, se han identificado dos componentes principales del riesgo: el sistemático y el no sistemático.

Básicamente, el riesgo sistemático es el que podríamos llamar el riesgo inherente a un mercado. Es el que tiene que ver con el movimiento que presenta el precio de una acción en particular, comparado con el del mercado en general. Es decir, si el mercado sube 5% ¿cómo podemos esperar que reaccione una acción en particular?

Existen acciones de alta bursatilidad cuyos precios se siguen muy de cerca las tendencias del mercado. Sin embargo, existen otras que se mueven en dirección opuesta a las mismas. Es por ello que mediante una diversificación adecuada de los instrumentos de nuestra cartera, que incluyan ambos tipos de acciones (y otros), el riesgo sistemático se puede reducir al máximo (prácticamente eliminar). Un fondo indizado, por ejemplo, se mueve igual que el mercado: este es un claro ejemplo de un riesgo sistemático que está controlado.

Por el contrario, el riesgo no sistemático es el riesgo particular de cada emisora, es decir, es aquél que resulta de factores propios y específicos de cada instrumento. En el caso del mercado accionario, por ejemplo, podemos decir que el riesgo no sistemático es el que tiene que ver con el descubrimiento de un nuevo producto o de una nueva técnica que puede hacer “despegar” a una empresa, con una fusión, etc. Es decir, situaciones que afectan de manera particular a esa empresa y no al resto. En el caso del mercado de dinero, por ejemplo, el riesgo no sistemático es el que tiene que ver con el incremento o degradación de la calificación relativa a la capacidad de pago de la empresa que emite el instrumento en particular.

¿Tienes algún comentario sobre el riesgo sistemático y no sistemático?

16 Flares Buffer 6 Twitter 2 Facebook 5 LinkedIn 0 Google+ 3 Pin It Share 0 16 Flares ×
  • Pingback: Notas del Seminario ¿Cómo Invertir en Bolsa? - Día 1 - Carlos Ponce y Revista Inversionista

  • Master
    Es al revés!

    “Riesgo sistemático (no diversificable o inevitable): Afecta a los rendimientos de todos los valores de la misma forma. No existe forma alguna para proteger los portafolios de inversiones de tal riesgo, y es muy útil conocer el grado en que los rendimientos de un activo se ven afectados por tales factores comunes, por ejemplo una decisión política afecta a todos los títulos por igual.

    Riesgo no sistemático (diversificable o evitable o idiosincrático): Este riesgo se deriva de la variabilidad de los rendimientos de los valores no relacionados con movimientos del mercado como un conjunto. Es posible reducirlo mediante la diversificación.”

    • http://www.PlaneaTusFinanzas.com/ Joan Lanzagorta
      Master, gracias por el comentario pero lo que tú describes es el riesgo sistémico y no sistémico. Es diferente. Muchas personas se confunden porque las palabras son muy parecidas.

      Systematic risk should not be confused with systemic risk, the risk of loss from some catastrophic event with potential to collapse an entire financial system.

      A veces al tratar de explicar las cosas de manera sencilla, entiendo que puedo caer en alguna sobresimplificación. Lo que traté de explicar en el artículo es lo siguiente:

      An important concept for evaluating an asset’s exposure to systematic risk is Beta. Since Beta indicates the degree to which an asset’s expected return is correlated with broader market outcomes, it is simply an indicator of an asset’s vulnerability to systematic risk.