post

Pequeña Guía Para Una Vida Mejor

43 Flares Buffer 18 Twitter 5 Facebook 17 LinkedIn 1 Google+ 2 Pin It Share 0 43 Flares ×
guia-para-una-vida-mejor

Pequeña Guía para una Vida Mejor

Muy pocas son las personas que logran conseguir la felicidad y la plenitud que todos buscamos en la vida. Contrario a lo que se pudiera pensar, esto no se debe a la falta de dinero. Se debe a que no logran enfocarse hacia sus sueños (objetivos y metas de vida) y por lo tanto, fallan en conquistarlos.

Mucha de esta gente sigue el enfoque tradicional de ahorrar para dejarle “algo” a sus hijos. Otra, busca llenarse de artículos poco útiles gastando mucho más de lo que tiene y adquiriendo grandes deudas.

Lo peor de todo es que pocos se dan cuenta de su error. Por eso es importante que, al menos una vez al año, cada uno de nosotros nos sentemos a reflexionar sobre qué es lo que realmente queremos en nuestra vida. Esto podría ayudarnos a resolver muchos problemas.

Pequeña Guía para una Vida Mejor: De Vuelta a lo Esencial

Para muchas personas, lo principal es su familia. Por eso, para darles todo, suelen trabajar horas extras, se preocupan demasiado por su empleo, dejan de ver a sus amistades y vuelven tarde a casa. Es decir, terminan por sacrificar eso que es lo que más quieren.

Si uno quiere vivir mejor, debe terminar con este círculo vicioso. No se trata de dejar lo que se tiene, ni de ser menos productivo en el trabajo. Por el contrario, lo que se requiere es cambiar de dirección y seguir los siguientes pasos:

1. Modificar nuestro estilo de vida.

En la actualidad, y aunque resulte difícil de creer, muchas personas dejan negocios y empleos muy lucrativos en aras de lograr una vida simple. Todas ellas se han dado cuenta, y creen firmemente, que la clave para la felicidad financiera es gastar menos de lo que ganan. Sin embargo, saben que cada persona puede determinar qué es lo que está bien con relación a sus ingresos, inversiones y gastos. Uno podría tener toneladas de dinero, y aún así no vivir la vida que realmente quiere.

Uno debe pensar y analizar cuidadosamente sus diferentes alternativas de vida, y las consecuencias financieras de hacer dichos cambios.

Tal vez deseamos que alguno de los miembros de la pareja deje el trabajo y se quede en casa con los hijos. O quizás la familia tenga el sueño de huir de la gran ciudad hacia un pueblo más tranquilo. Desde luego, cualquier cambio que queramos tener debe realizarse en forma planeada, analizando todas sus posibles consecuencias. No necesita ser muy grande: pasos pequeños pueden hacer un mundo de diferencia.

2. Poner primero a la familia.

Como país, en México estamos trabajando más horas y pasamos menos tiempo con nuestras familias. Dejamos a nuestros hijos frente al televisor o con juevos de video, olvidándonos de la importancia que tiene platicar con ellos de manera frecuente. Es muy fácil caer en este tipo de patrones, pero también lo es salir de ellos.

Tal vez ese proyecto que tenemos sobre el escritorio no pueda esperar para mañana. Eso siempre pasa, y uno no puede desatenderlo. Sin embargo, los hijos también crecen muy rápido, y ese tiempo que dejamos de pasar con ellos lo podemos lamentar –y ellos también– en el futuro.

3. En el trabajo, pensemos también en nosotros mismos.

La noción tradicional del trabajo era, literalmente, sacrificar nuestra vida por la de su empresa. Esto siempre ha sido una gran contradicción. Con la ola de fusiones y adquisiciones que hoy se está viviendo, es posible que la empresa en la que hoy trabajamos, deje de serlo en un futuro. Por eso es importante invertir en uno mismo: educarse, prepararse. En Estados Unidos, cada vez más familias inician un negocio propio, que les pueda dar ingresos adicionales, que fomenten la unión familiar y que pueden significar la diferencia en caso de quedar desempleado.

4. Hacer rendir el dinero que llevamos a casa.

Mientras más lo aprovechemos, menos necesitaremos ganar para conservar nuestro nivel de vida. Ojo, no estamos hablando de privaciones, sino de vivir sin complicaciones, negociar los mejores precios, etc.

5. Convertir nuestras sus deudas en inversiones.

Esto es un paso esencial: cuando uno está endeudado, nuestro dinero siempre trabaja en contra nuestra. Por el contrario, cuando las deudas se pagan y se comienza a invertir, uno está construyendo su camino hacia la libertad financiera, que poco a poco y con paciencia, algún día llegará.

En fin, esta es nuestra pequeña guía una vida mejor – reflexiones sencillas pero que nos invitan a pensar.

Dime lo que piensas en los comentarios.

43 Flares Buffer 18 Twitter 5 Facebook 17 LinkedIn 1 Google+ 2 Pin It Share 0 43 Flares ×