post

¿La Inversión Extranjera es la Solución?

30 Flares Buffer 12 Twitter 3 Facebook 12 LinkedIn 0 Google+ 3 Pin It Share 0 30 Flares ×

Antes de empezar este post quiero dejar muy claro que no tengo nada en contra de la inversión extranjera. Al contrario, pienso que en ciertas condiciones puede ayudar muchísimo al desarrollo de un país.

Hoy México está nuevamente en la mira de los analistas e inversionistas foráneos como un destino atractivo para su capital. Lo cual nos debe dar mucho gusto porque eso habla del potencial que tiene nuestro país de cara hacia el futuro.

Sin embargo, no toda la inversión extranjera es buena, por el contrario: muchas veces puede ser nociva para cualquier país.

¿Qué Inversión Extranjera es buena?

La inversión productiva. Es decir, aquella que construye un negocio nuevo, o que invierte en el desarrollo de la infraestructura nacional. Una planta que fabrica automóviles o juguetes, por ejemplo, es una inversión productiva cuando se construye con capital que viene de fuera.

Ese tipo de inversión extranjera agrega, claramente, mucho valor. Crea empleos nuevos, porque ese negocio tiene que ser operado por mano de obra nacional. Puede generar también riqueza ya que por lo general se requerirán materias primas que pueden comprarse en México. Entonces ayuda también al desarrollo de otros negocios.

¿Qué tipo de Inversión Extranjera es mala?

Aquella que compra cosas que ya existen, para hacerlas más eficientes o para integrarlas a un modelo de negocio distinto. Por ejemplo, cuando una gran compañía extranjera compra a una empresa mexicana establecida. Para empezar, las operaciones de este tipo por lo general conllevan una reducción de personal, simplemente por las economías de escala que pueden producirse.

En este sentido, en lugar de generar empleos, suelen eliminar algunos. Algunos insumos pueden adquirirse a través de acuerdos globales lo cual puede afectar severamente a las empresas que solían suministrarlos antes de esa operación.

Otro tipo de inversión extranjera que suele ser nociva es la especulativa, que también se llama “capitales golondrinos”. Esa que ha efectuado ataques severos a nuestra moneda, por ejemplo. O que genera inestabilidad en nuestro tipo de cambio, o en nuestro sistema financiero, al salir huyendo cada vez que a la economía global se le ocurre estornudar.

Los Estímulos a la Inversión Extranjera pueden Destruir 

A veces hay una obsesión tan grande por la inversión extranjera, por atraer capitales foráneos, que se generan incentivos demasiado grandes, que no están disponibles para el capital local.

Esto desde mi punto de vista es muy nocivo, ya que nuestra propia gente está en desventaja. Los emprendedores mexicanos – que los hay y muchos – son de alguna manera discriminados. Porque no hay los suficientes apoyos para ellos, como sí los hay para atraer a los “grandes capitales”. Y eso a la larga, me parece que más que ayudar, puede terminar por hacernos más pobres.

Por ejemplo: una empresa en la cual trabajé – extranjera – gozaba de un crédito fiscal por 10 años simplemente porque trajo capital para comprar una compañía que antes era local. Ese crédito fiscal fue un claro estímulo a la inversión extranjera. Pero si esa compañía local hubiera sido adquirida por una empresa mexicana, no hubiera tenido ese mismo estímulo. Lo cual es lamentable.

Creo que el capital nacional debería tener las mismas condiciones que la inversión extranjera – en su propio país.

¿La Inversión Extranjera es la Solución?

La inversión es necesaria para el crecimiento de cualquier país. Si no hay inversión, simplemente no se pueden crear empleos o bien condiciones económicas más competitivas para la población.

Pero la inversión extranjera por sí sola no lo es. Puede serlo, como parte de una estrategia más integral que incluya el impulso al desarrollo de actividades productivas independientemente del origen de los recursos. Que al igual que promueve la inversión extranjera, también estimule la inversión interna y el sano crecimiento de las empresas mexicanas, en un entorno de competencia y competitividad.

Con reglas claras y justas para todos.

30 Flares Buffer 12 Twitter 3 Facebook 12 LinkedIn 0 Google+ 3 Pin It Share 0 30 Flares ×