post

El Buen Fin – Invitación a Gastar de Más

108 Flares Buffer 18 Twitter 2 Facebook 78 LinkedIn 8 Google+ 2 Pin It Share 0 108 Flares ×

Hace un año publiqué en este espacio mis reflexiones sobre la primera edición de “el Buen Fin”. Fui una de las pocas personas que no escribieron acerca de cómo aprovecharlo, o cómo evitar gastar de más. Por el contrario, preferí escribir mis pensamientos sobre el tema.

Ahora el Buen Fin se acerca de nuevo y mis sentimientos sobre eventos de este tipo siguen siendo encontrados.

Por un lado es muy claro que el consumo incentiva a la economía de cualquier país. Es fácil entenderlo: si las empresas pueden vender sus productos, les va mejor y esto estimula el crecimiento. Por el contrario, cuando sus ventas se estancan, vienen los recortes de personal para tratar de evitar que el barco se hunda.

Pero por otro lado, un exceso de consumo es muy nocivo (y es lo que ha generado las recesiones y crisis financieras recientes). Porque genera que la gente se endeude de más, y esto es muy peligroso. También es fácil comprender por qué: ya no pueden pagar sus deudas y por lo tanto dejan de consumir.

Algo que los economistas parecieran no entender, es que cuando la economía crece con base en un endeudamiento excesivo de las personas, ésta termina por romperse. La caída es muy severa (el caso de España es un claro ejemplo de esto) y la recuperación, demasiado lenta.

Las Ofertas durante el Buen Fin

Como mencioné en mi reflexión del año anterior, desafortunadamente en México, a diferencia de otros países, difícilmente podemos encontrar ofertas reales. Los grandes descuentos y los precios de verdadera liquidación, de ganga, son muy escasos. Por el contrario, la gran mayoría de las promociones se limitan a mensualidades sin intereses.

En esta ocasión, he recibido una gran cantidad de correos electrónicos y boletines promocionales en donde algunos comercios prometen, durante el Buen Fin, ofertas hasta de 30 mensualidades sin intereses. ¡Dos años y medio!

¿Se imaginan ustedes que en dos años seguirán pagando lo que decidan comprar durante el Buen Fin? Yo no puedo ni pensarlo. No podría imaginar pagar, durante tanto tiempo, bienes como juguetes o ropa, o cualquier otra cosa que tenga rápido desgaste. Hay personas que comprarán sus botellas para celebrar la cena de nochebuena “aprovechando” este tipo de ofertas. Tomo este ejemplo porque es muy claro: imagínense seguir pagando dos años y medio después una botella que ya consumimos.

Este es un ejemplo de la manera como el sobre endeudamiento se genera. Porque quienes aprovecharán las mensualidades sin intereses durante el buen fin, no habrán terminado de pagar lo que compraron para el siguiente buen fin. Ni tampoco para el que sigue de ese.

Y seguramente, durante el buen fin del próximo año, y el subsecuente, también tendrán necesidades para las cuales haya que aprovechar el buen fin.

Durante el Buen Fin ¿Cómo evitar gastar de más?

Simple y sencillamente: no se puede. Y a continuación explico por qué.

Abundan por estas fechas artículos en diferentes espacios, que dan consejos a las personas para aprovechar el buen fin. Algunos, muy sensatos, aconsejan a la gente que haga planes y que no compre nada que no tenía pensado adquirir durante el buen fin.

El problema es que la mente humana no funciona así. Cuando uno ve una “oferta”, uno siempre piensa: “sería bueno aprovechar y comprar esa nueva pantalla, total que la que tengo ya tiene muchos años y no es Full HD”. O bien: “Si compro otra cosa para juntar más tickets, la tienda me ofrece un regalo que está padrísimo”.

Yo lo sé porque me ha pasado. Y eso que soy una persona muy disciplinada en mis finanzas personales.

Les voy a contar una historia personal que puede ser aplicable a el buen fin. Antes yo acudía a ventas nocturnas para comprar los regalos de navidad, y aprovechar los “grandes descuentos” y “meses sin intereses”. Pero siempre, sin excepción, terminaba comprando más cosas. Cuando uno está en esos eventos, siempre hay más personas que demuestran las “maravillas” de sus productos.

Una vez terminé comprando una pantalla plana a 15 meses sin intereses. Aunque teníamos televisor, no era con esta tecnología y era un objeto que mi esposa y yo deseábamos aunque aún entonces los precios eran altísimos.

Lo recuerdo muy bien porque al siguiente año, en la siguiente venta nocturna, todavía la seguía pagando.

Cuando está uno en ventas nocturnas, o ventas especiales como el Buen Fin, siempre se para a ver algún artículo que uno desea. Es fácil caer en la tentación. Uno divide el precio total en meses y se dice a sí mismo “si hago un esfuerzo, puedo comprarlo de una vez”.

Entonces, lo he vivido en carne propia. Claro: como soy disciplinado pude pagar eso sin problemas, pero no me gustó la experiencia. Se redujo mi flujo de efectivo y con ello mi capacidad de ahorro durante más de un año. Pero además, el hecho de que el siguiente año, al momento de comprar mis regalos de navidad, todavía la estuviera pagando fue bastante desagradable. Y eso que era a 15 meses: no podría imaginarme cómo hubiese sido con 30 mensualidades – aún siendo sin intereses).

Por eso digo que no se puede evitar gastar de más durante el buen fin, a menos que uno realmente sea “de palo”. Por eso hoy en día, prefiero evitar este tipo de ventas especiales.

Espero que no me malinterpreten. Sí comparo precios y sí aprovecho ofertas. Pero la experiencia me ha enseñado que los mejores precios no necesariamente están en esos días. Por el contrario: buena parte de mi ropa la compro justo después de navidad, cuando empiezan las baratas y los precios son mucho mejores que los que se ofrecieron durante el buen fin, o las ventas nocturnas.

¿El Buen Fin es para los Consumidores?

No debemos olvidar que el Buen Fin es un esfuerzo comercial. Como tal, beneficia más a las tiendas y a las empresas que a los consumidores.

Claro: como en todo habrá, seguramente, algunas ofertas reales. Algunos comercios pueden aprovechar eventos como el Buen Fin para tratar de levantar las ventas de un mal año, por ejemplo. Pero estas grandes ofertas no estarán en los grandes almacenes, tampoco en donde se ofrezcan promociones de muchos meses sin intereses, ya que estas promociones tienen un alto costo financiero para las empresas que los ofrecen, lo cual implica que los descuentos potenciales que podrían ofrecer son bastante limitados.

Conclusión

Si piensas aprovechar algunas de las ofertas que estén vigentes durante el buen fin, seguramente terminarás comprando algo que no tenías pensado. Aún así, procura que en lugar de aprovechar las “mensualidades sin intereses” mejor busques las verdaderas ofertas, los precios reducidos. No comprometas tu flujo de efectivo por los siguientes dos o tres años, porque en un tiempo tan largo tendrás otras necesidades – y te pesará seguir pagando lo que compraste. No creo que nada que queramos comprar durante el buen fin merezca que hagamos un compromiso tan grande.

¿Piensas comprar algo durante el buen fin?

108 Flares Buffer 18 Twitter 2 Facebook 78 LinkedIn 8 Google+ 2 Pin It Share 0 108 Flares ×
  • jorge esqueda
    Absolutamente de acuerdo. Yo sólo recorreré algunas tiendas para ver si vale la pena adelantar la compra de regalos de Navidad familiares, pero de ninguna manera a meses sin intereses y menos a 30. Creo que estamos copiando el Black Friday estadunidense sin tener su contexto. En fin. Y se me ocurre decir ¡Nunca he tenido una cruda de 30 meses!
    • http://www.PlaneaTusFinanzas.com/ PlaneaTusFinanzas
      Gracias Jorge, es una buena estrategia adelantar regalos de navidad. Ojalá que el recorrer las tiendas no encuentres una tentación “irresistible” de algo que querías tener y que ahora, gracias a los meses sin intereses, lo empiezas a racionalizar como una “posibilidad” que debes aprovechar. Espero que no. Ya nos contarás.
  • JulianCS
    Muchas ofertas falsas y muchos productos a meses sin intereses, de seguro si uno sale verá algo que le de tentación aunque no lo necesitemos, mejor me quedare en casa este puentecito.
    Buen articulo para reflexionar
     
    Saludos
    • http://www.PlaneaTusFinanzas.com/ PlaneaTusFinanzas
      @JulianCS Gracias Julián. De acuerdo contigo, yo hice lo mismo: quedarme en casa. Porque, como bien dices, las ofertas están basadas en pagos cómodos a muchos meses sin intereses y no tanto en gangas o descuentos irresistibles. De esa manera uno evita tentaciones.
  • Tonamaga
    Puedo decir que la tentacion es grande, el consumismo side quiere apoderarse de mi , sin embargo he podido aguantar, y controlarme. Por otro lado me di a la tarea de analizar si realmente los precios han bajado y oh sorpresa!, encontre articulos que se les subieron los precios, que ahora con el buen fin, “ya estan mas baratos”, si como no. 
     
    Saludos.
    • http://www.PlaneaTusFinanzas.com/ PlaneaTusFinanzas
      @Tonamaga Exactamente, eso es lo que sucede. Las promociones están más enfocadas en dar facilidades de pago: mensualidades sin intereses (o a veces con intereses) que llegan a significar deudas por más de tres años. Yo por eso preferí no salir de casa este fin de semana. 
       
      Gracias por tu comentario.
  • Pingback: Produce tu Futuro | ¿Por Qué Gastamos Más cuando Pagamos con Tarjetas de Crédito? | Produce tu Futuro

  • Pingback: La Cruda de "El Buen Fin" - Planea Tus Finanzas

  • Pingback: ¿Por Qué Gastamos Más cuando Pagamos con Tarjetas de Crédito?

  • Pingback: Lo que pasa en Las Vegas no queda en Las Vegas - Planea Tus Finanzas

  • Pingback: La Trampa de las Tarjetas de Crédito y Cómo Evitar Caer en Ella