post

Comprar lo que no Necesitas (Reflexiones sobre un Comprador Compulsivo)

26 Flares Buffer 12 Twitter 3 Facebook 10 LinkedIn 0 Google+ 1 Pin It Share 0 26 Flares ×
comprador compulsivo

Comprador Compulsivo

Estos días he estado en Nueva Jersey, en un viaje de trabajo con colegas de otros países. Y dentro de ellos me he encontrado con un personaje bastante singular: un brasileño que parece ser comprador compulsivo: ha comprado una enorme cantidad de cosas, muchas de las cuales no necesita.

El tipo es realmente impresionante. Entre otras cosas, compró:

  • Una televisión de pantalla plana (pequeña). La razón: estaba muy barata ya que costaba US$ 99.90. Más tarde en la cena alguien le preguntó que dónde la iba a poner, a lo que contestó: “no sé, probablemente en el baño”.
  • Un Blue Ray, por la misma razón: estaba “muy barato”. Costaba sólo US$ 89.99.
  • Una alberca inflable para sus hijos. Cabe mencionar que vive en un departamento y no tiene un jardín propio para poderla utilizar.
  • Una chamarra de piel rebajada de US$ 1,500 a “sólo” US$ 999.99.
  • Un reloj de pared.
  • Un iPad 2 (llevaba el iPad 1 consigo), con varios accesorios.
  • Un GPS (que no tiene los mapas de Brasil, por cierto).
  • Dos cañas de pescar. Le preguntamos que si sabe hacerlo dijo que no, pero que eran una ganga. Dijo “siempre puedo empezar”.
  • Un par de maletas nuevas para llevar todo esto.
  • y muchas otras cosas.

Al decirle, en broma, que nos deje algo para los demás, comenta que es una tradición brasileña hacer shopping cuando viajan a Estados Unidos. Sus compañeros de trabajo agregan: “efectivamente lo es, pero NO comprar cosas que no necesitas”.

Por cierto, todas las compras fueron hechas con tarjeta de crédito. El brasileño dijo que al regresar a su país, iba a poder refinanciar el monto total en varias mensualidades (con intereses, por supuesto).

Entre los patrones de comportamiento de esta persona, están:

  • Comprar algo “sólo” porque está de oferta. Él es de los que piensa que se ahorró mucho dinero con algunas de las compras que hizo, cuando realmente lo que hizo fue gastarlo de manera irracional. Pero psicológicamente funciona. Es un autoengaño muy poderoso.
  • La tendencia que tenemos los seres humanos a acumular. A pensar que somos más porque tenemos más. En lugar de dedicarnos a atesorar experiencias.

Desde luego todo esto me hace pensar en cosas que han rondado en mi cabeza, y en este espacio, desde hace tiempo.

  • Lo importante que son los hábitos en nuestras Finanzas Personales, y lo mucho que influyen nuestras creencias y nuestro estilo de vida en el éxito a futuro.
  • Lo fácil que es comprar hoy, y pagar después, en lugar de ahorrar hoy para que luego no tengamos de qué preocuparnos.
  • La tendencia a utilizar el crédito para comprar más de lo que podemos pagar.
  • Lo mucho que nos podemos alejar, sin darnos cuenta, de lo que en realidad queremos en nuestra vida, de nuestros valores.

En fin, todo esto me deja muchas cosas qué pensar. ¿A tí? ¿Qué opinas?

26 Flares Buffer 12 Twitter 3 Facebook 10 LinkedIn 0 Google+ 1 Pin It Share 0 26 Flares ×
  • Douglas
    La historia parece de ficción, pero es la vida diaria de muchos. Gracias a Dios que hace tiempo el me abrio los ojos a entender que el ser un buen administrador de sus muy abundantes bendiciones es para mi un obligación. Gracias Joan por tu anecdota.
    • http://www.PlaneaTusFinanzas.com PlaneaTusFinanzas.com
      Gracias Douglas, como siempre, por tu comentario y por tu apoyo en difundir algunas de las cosas que escribo. Un fuerte abrazo,

      Joan

  • Eduardo @ Finanzas Personales
    Es cierto, Joan. Pasa más de lo que quisiera pensar, pero por algún motivo quienes caen en este tipo de comportamiento no evalúan el impacto a largo plazo de dichas decisiones. Sería interesante saber qué cosas de las que compró eran realmente necesarias y/o gustos previamente explorados y cuáles fueron producto exclusivamente del momento. 
    Un muy buen ejemplo de cómo nuestras finanzas pueden tener el control sobre nosotros y llevarnos a un futuro incierto.
    • http://www.PlaneaTusFinanzas.com PlaneaTusFinanzas.com
      Te agradezco mucho el comentario Eduardo, yo ví mucho de lo que se llevó y la verdad muy poco era necesario. Estuvo a punto de comprar un horno para su casa!!!!
  • NL
    Las compras compulsivas no son sólo un problema financiero. Inicialmente involucran problemas psiquiátricos importantes que se engloban dentro de los trastornos del control de impulsos y pueden llevar a consecuencias graves. Los pacientes con Trastorno Obsesivo Compulsivo y con Trastorno Bipolar son quienes más llegan a tener este tipo de conductas. ¡Vaya que las finanzas personales afectan la salud mental y viceversa!
    Atte: @Carracci:twitter 
    • http://www.PlaneaTusFinanzas.com PlaneaTusFinanzas.com
      Tienes mucha razón, la Psicología y las Finanzas Personales están íntimamente ligadas y una afecta a la otra, sin duda.
  • Carlos Ruiz
    Excelente artículo y de gran ayuda para los compradores compulsivos.  Ya lo compartí para ver la respuesta.  Gracias.

    Carlos Ruiz
    Puerto Rico

    • http://www.PlaneaTusFinanzas.com PlaneaTusFinanzas.com
      Gracias Carlos, sería muy bueno que nos mantuvieras al tanto de la respuesta que recibas por compartir el post. Muchos saludos.
  • Alberto Muñoz
    “Lo mucho que nos podemos alejar, sin darnos cuenta, de lo que en realidad queremos en nuestra vida, de nuestros valores.”Realmente esta frase genera una reflexión muy importante.  Este tipo de conductas nos alejan definitivamente de un bienestar y como consecuencia, pérdida de la paz interior.Excelente post Joan.
    • http://www.PlaneaTusFinanzas.com PlaneaTusFinanzas.com
      Me encantó la frase que compartes Alberto, muchísimas gracias por hacerlo aquí.
  • Roman Gonzalez
    Este artículo me ha hecho caer en otro
    fenómeno que no sé si se podría considerar compra compulsiva pero
    de la que hay escritos muchos artículos, y es la incitación a
    comprar por parte de los fabricantes y, por extensión, de la
    sociedad.

    Me explico. Sucede con muchas cosas
    pero uno de los ejemplos más claros es lo que sucede con los
    teléfonos móviles. Los modelos salen y creo que menos del 10% lo
    compra o renueva cuando realmente lo necesita. Y una vez las marcas
    te empiezan a convencer de que lo tienes que comprar, entre los
    sectores sociales más superficiales (y aquí entran una gran parte
    de jóvenes y adolescentes) las personas se presionan entre ellas sin
    saberlo para no quedarse atrás, hasta que a uno casi le da vergüenza
    que sus amigos le vean con un móvil que no sea de los últimos.

    La cosa llega hasta tal punto que
    cuando un operador te ofrece una portabilidad o renovar la
    permanencia, el comercial te habla ya dando por hecho que debes tener
    uno de los últimos móviles. Ni siquiera te intenta convencer de sus
    ventajas, que sería lo normal en un vendedor: da por hecho que lo
    quieres. Uno u otro móvil, pero que necesitas uno nuevo, como el que
    necesita renovar el seguro a terceros del coche.

    Como digo, he exagerado el ejemplo pero
    ha sido para explicar lo que pasa con muchos tipos de productos y de
    grupos sociales en mayor o menor escala.

    • http://www.PlaneaTusFinanzas.com PlaneaTusFinanzas.com
      Román,

      Esto podría perfectamente ser calificado como compra compulsiva – si es que el individuo hace caso a este tipo de promociones o publicidad y sin pensarlo – sin tomar en cuenta su situación financiera, hace el cambio por el artículo más reciente.

      En fin, este es un juego en el que no deberíamos de caer – a menos claro que el renovar este tipo de bienes no ponga en jaque a nuestra situación financiera.

  • Pingback: ¿Cuál es tu Personalidad Financiera? - Parte 1 - Introducción

  • Pingback: El Buen Fin - Invitación a Gastar de Más - Planea Tus Finanzas

  • Pingback: El Dinero y la Libertad - Planea Tus Finanzas

  • Pingback: ¿Por Qué Gastamos Más cuando Pagamos con Tarjetas de Crédito?

  • Pingback: El Señor Bigote - Tu dinero o tu libertad (Post Invitado)

  • Pingback: Aprovecha tu Aguinaldo - Planea Tus Finanzas

  • Pingback: ¿Cómo sobrevivir a una infidelidad financiera? - Planea Tus Finanzas